Seleccionar página

Me gustaría reflexionar contigo sobre qué es una alimentación saludable más allá de los requerimientos nutricionales.

Vivimos en una época en la que la alimentación está de moda. Saber cocinar, consumir alimentos naturales, hacer recetas sanas y sabrosas, ver programas de alta cocina y visitar restaurantes healthys… entre otras cosas.

Y todo ello está muy bien. Una alimentación saludable es importante para tu bienestar. Pero…

¿Qué es realmente saludable?

Últimamente me he dado cuenta de que hay bastante confusión en esto. Creemos que para que una alimentación sea sana y equilibrada tiene que incluir todos los nutrientes principales siempre.

Nos hemos dejado llevar tanto por la moda de la alimentación real que la estamos llevando a un extremo poco saludable y cada vez más alejado de lo que es real. Pretender consumir solo aquello que sea sano y en permanente equilibrio nutricional es misión imposible.

Es extremadamente difícil con el ritmo de vida y el contexto en el que vivimos. Ni siquiera los propios nutricionistas profesionales cumplen ese canon estricto.

Sin embargo, cada vez escucho más a menudo en consulta la idea de mantener a raya la alimentación y consumir solo comidas que puedan considerarse “sanas”.

Paremos a pensar un momento.

¿Qué implica comer siempre sano?

Si hablamos de salud, hay que hacerlo, entendiendo este concepto, como algo integral que concibe a la persona como un todo y no se ciñe al estado fisiológico. Hace ya tiempo que la OMS entiende la salud en un sentido más amplio. ¡Menos mal!

Piensa en ti, en tu vida. ¿Tu bienestar es únicamente condicionado por la alimentación?

¡Por supuesto que no! Hay muchas otras áreas en nuestra vida que influye sobre la salud y el bienestar. Área social y familiar, emocional, personal, profesional, etc. Es necesario un equilibrio entre estas áreas para poder hablar de salud integral. Si una de ellas se rompe, empezamos a sentir carencia o limitaciones en nuestro bienestar, y por tanto en la salud.

Por tanto; la alimentación es solo una parte en todo ese conjunto. Y si es saludable o no queda, por ende, relacionada con el resto.

 ¿Cómo es una alimentación saludable integral?

La respuesta es sencilla. Aquella que es capaz de adaptarse al resto de áreas. Una alimentación flexible.

Si mantener una alimentación saludable nutricionalmente limita mis otras áreas vitales, ¿sigue siendo saludable?

En mi opinión la respuesta es clara: NO

El efecto que tiene la alimentación en nuestra salud física es sumatoria, es decir, cuenta la globalidad de lo que comemos. No es lo mismo tomarse una cerveza cuando sales con tus amigos, que tomarte una cerveza todos los días al llegar de trabajar. Esto último es un hábito.

Como siempre, lo que cuenta son los hábitos que tenemos.

Si quiero que mi alimentación sea sana de verdad, es decir, que sea capaz de adaptarse a todas las áreas que componen mi bienestar habrá alguna ocasión en la que la composición de la comida sea lo menos importante. La flexibilidad y la capacidad de adaptarse son fundamentales para la salud integral.

Si estoy en una reunión entre amigos y sobre la mesa hay comidas que no entran en mi concepto de “saludable”, ¿qué elijo? ¿Como lo que se antoje en ese momento o lo descarto si no entra en la etiqueta de “sano”? ¿Evito salir a determinados sitios? ¿Evito ciertos alimentos? ¿Cómo se integra mi alimentación a estas situaciones?

Una chica me decía hace poco en consulta:

p: yo como súper sano. Cuando mis amigas y yo vamos a comer por ahí siempre quieren ir a una pizzería. Yo voy pero no como pizza. Me pido una ensalada u otra opción más sana.

yo: pero, ¿te gustaría comer pizza?

p: a veces me apetece pero tienen mucha grasa y suelen ser ultraprocesadas. No son sanas y yo siempre como saludable.

yo: siento decirte que una alimentación así no es saludable. Sí, quizás la ensalada tenga mejor composición nutricional pero ello no siempre se corresponde con salud. ¿Te apetecía la pizza? ¿Cómo se ajusta tu concepto de alimentación en esa situación?

Si trasladamos esto a muchas otras experiencias en tu vida, acabarás tejiendo una mala relación con la comida porque tendrás que evitar muchas pizzas a lo largo de tu vida y eso no es sostenible para tu área social y emocional. Acabará en desequilibrio y repercutirá a tu salud. Es decir, tu alimentación dejará de ser saludable.

Haciendo un pequeño resumen de lo expuesto hasta aquí.

¿Cómo tiene que ser una alimentación saludable?

Para que nuestros hábitos alimentarios sean sanos lo primero que tenemos que tener en cuenta es que sean hábitos consolidados. Es decir, que de forma constante y frecuente recurrimos a alimentos con una composición nutricional beneficiosa para la salud fisiológica.

Además tiene que ser flexible y tener la capacidad de adaptarse al resto de áreas de la vida. Y eso no quiere decir que elijamos siempre los alimentos con mejores componentes, sino aquello que mejor se adapta a ese momento. Ya le doy a mi cuerpo los minerales, proteínas, vitaminas y nutrientes necesarios a diario (recuerda que es un hábito).

Si en un momento determinado tengo un antojo, una necesidad emocional, o simplemente quiero disfrutar con amigos de algo rico aunque sea procesado o limitado en nutrientes, ¿por qué no voy a consumirlo? Decir sí a un capricho, a disfrutar de la comida, a compartir entre amigos y familia también es saludable.

Renunciar al bienestar del resto de las áreas de tu vida para “garantizar” (lo entrecomillo porque ni siquiera siendo perfecta tu alimentación puedes conseguir esa garantía de salud), que lo que como sea etiquetado como “sano”, no es para nada saludable.

El equilibrio es importante, no solo en la composición de tus platos, también en cómo éstos se adaptan a tu bienestar en el resto de tus áreas vitales.

Te animo a que te preguntes; ¿cómo se ajusta mi alimentación a mi vida?

Si es tan sana, que limita la salud en otras áreas es momento de seguir haciéndote preguntas.

¿Qué opinas de esto? ¿Habías parado alguna vez a reflexionar sobre ello? Me encantará saber tu opinión o experiencia.

Hasta aquí por hoy, si te ha gustado o crees que puede ayudar a alguien comparte en tus redes.

¡Nos leemos pronto!

 

 

Llama ahora