Seleccionar página

Llegados a estas fechas, en los hogares dónde se convive con un TCA, las fiestas se viven con muchas complicaciones.

Navidad y tca

Si el día a día es difícil tratando con esta enfermedad, en Navidad se vuelve aún más cuesta arriba. Son muchos los problemas que surgen: las comidas, exponerse a ciertos alimentos, ver a familiares que hace tiempo que no ves y oír comentarios sobre el peso, la comida, etc.,  las frecuentes salidas y reuniones, qué ropa ponerse los días más especiales…

Los miedos se agudizan, los conflictos familiares crecen y las emociones se revuelven. Por eso es tan importante ser compasivos en estos momentos y evitar causar más daño.

Para las personas que lo están viviendo quiero enviarles mi apoyo y cariño. Sé que es una época difícil pero nos da la oportunidad de avanzar y afrontar situaciones importantes, que pueden ser un impulso en el tratamiento. Lo más importante es que los profesionales de referencia os acompañen en este camino y ajusten las pautas según el punto en el que os encontréis.

Quizás no sea tiempo de impulsos, sino de acompañar desde la compasión. Sea como sea, siempre desde la aceptación, la calma y el cariño.

Para los demás, os pido alejaros de comentarios dañinos sobre el cuerpo, la comida, el ánimo, etc. porque pueden hacer mucho daño.

Vamos a evitar fijarnos en el aspecto de los demás o cuánto comen o dejan de comer. ¿Para qué? Mejor hablemos sobre temas más interesantes o ya puestos, cantemos villancicos, al menos amenizamos así el ambiente. 

Si este año no tienes muchas ganas de celebrar no pasa nada, trata de ser compasiva contigo.

Aunque puede ser un reto, intentemos disfrutar en la medida de lo posible de estas fiestas estando con la familia, transitando lo que se está viviendo y con mucho amor y comprensión hacia uno mismo, y por supuesto, respetando a los demás. Navidad y tca

Y a ti, que convives cada día con el TCA; si este año no tienes muchas ganas de celebrar no pasa nada, trata de ser compasiva contigo. Quizás el año que viene puedas mirar atrás y decirte: “mira todo lo que he superado a lo largo de este año” Y entonces sí que puedas disfrutar de ese bombón, o salir a celebrar o ponerte ese vestido que tanto te gusta, por ejemplo. 

A todas las personas y familias que se sientan identificadas con estas palabras les mando un abrazo gigante.

Feliz Navidad…

 

Habla conmigo
Call Now ButtonLlama ahora