Seleccionar página
Hola, ¿qué tal estás? Me alegra tenerte de nuevo por aquí.

Hoy me gustaría hablarte de sonrisas; ¿te apetece?

Llevamos muchos meses en esta pandemia mundial y con la COVID-19 han llegado muchos cambios a nuestra vida. Sin duda, respirar con mascarilla ha sido uno de los grandes retos.

Y no solo respirar, comunicarnos con los demás, sonreír, utilizar todo el rostro para expresarnos… se ve limitado cuando tapamos boca y nariz con la mascarilla. ¡Qué importante es el lenguaje no verbal! ¿Verdad? ¿Te habías pensado alguna vez a pensar todo lo que comunicamos sin decir palabra?

Ahora con la vuelta al cole todo esto se agudiza. O quizás al afectar a nuestros niños y niñas nos volvamos más sensibles con el tema.

Las preocupaciones van más allá del tiempo que puedan tener la mascarilla o si ésta les dejará respirar de forma adecuada. También pensamos cómo van a reconocer a sus compañeros/as, a identificar sonrisas y sonreír.

¿Sabes qué me ha llevado a mí a pensar todo esto? De nuevo estamos poniendo nuestra atención en lo que no podemos hacer.

Si me tapo medio rostro con un trozo de tela o papel, limito muchas de las cosas que antes sí podía hacer. Sí, es cierto. Es un hecho.

Y te respondo con otra pregunta:

¿Qué puedes hacer con la otra mitad del rostro que sí tienes libre?

Los ojos también hablan. Tienen mucho qué decir, de ti y también de aquellos a los que miras.

La sonrisa de Duchenne

¿Has oído hablar alguna vez de Guillaume Duchenne? Fue un investigador francés que descubrió en sus estudios sobre las expresiones faciales un tipo de sonrisa que no puede fingirse y que es totalmente genuina y sincera.

¿Sabes por qué? Por el movimiento de los músculos faciales.

Sí, así de natural. Cuando sonreímos de verdad contraemos los músculos próximos a la boca que hacen que ésta se amplíe y se eleven las comisuras, provocando que las mejillas suban y los ojos se arruguen.

Esto quiere decir que cuando sonreímos de forma sincera, y dibujamos una gran sonrisa con la boca, los ojos también sonríen dibujando arruguitas a su alrededor.

Veamos un ejemplo en la siguiente imagen

Aquí no se trata de comprobar la veracidad de tu sonrisa, sino aprovechar lo que sí podemos mostrar para comunicarnos, socializar y sentirnos más cerca.

Tenemos dos ojos con los que expresarnos junto a las cejas, la frente y por supuesto, el resto del cuerpo. Si nos centramos en el rostro, por aquello de la mascarilla, demos más peso a lo que sí ven y vemos cuando la llevamos puesta.

Fíjate en cómo sonríen los ojos de tus amigos/as, de tus familiares, de tus profesores/as.

Cuando sonrías hazlo con todo el rostro. Ya sabes que si elevas las comisuras tus ojos expresarán la sonrisa que también tu boca dibuja.

Si quieres que los demás te vean sonreír aun llevando la mascarilla, deja que tus ojos la muestren.

Te propongo un pequeño juego que puedes hacer con tus hijos/as si tienes y enseñarle cómo ver y mostrar sonrisas si usa mascarilla:

  1. Colócate delante de un espejo y pon tu mejor sonrisa, tú y los peques de casa.
  2. Prestad atención a cómo cambia todo el rostro; las arruguitas de los ojos, la elevación de los mofletes, etc. Hacedlo varias veces; jugad con distintas expresiones: serio/a, contento/a, neutro, triste…

¿Ya habéis identificado los cambios en el rostro?

  1. ¡Ahora ponte la mascarilla y repite el juego! Observa tus ojos. ¿Sonríen?

Repite y juega todo lo que quieras.

¿Qué te parece este ejercicio? Así podrás enseñar a los peques de casa cómo mostrar su bonita sonrisa y a identificar cuándo los demás también sonríen.

Y por supuesto, tú también habrás practicado y aprendido. Además de las risas que os podéis echar jugando.

¿Qué me dices? ¿Juegas?

Vamos a enfocarnos en lo que sí tenemos y todo aquello que podemos hacer con el lado que la mascarilla deja libre.

Es nuestra labor enseñar a nuestros niños/as, y estoy segura de que todos necesitamos un poco de alegría y positividad en esta situación tan extraña para todos.

Sonrisas, muchas sonrisas.

Si te ha gustado comparte en tus redes y con quién pueda necesitarlo.

¡Espero tus comentarios!

Hasta la próxima, y esta vez me despido con esta gran sonrisa de rabillo a rabillo.

Llama ahora